jueves, 1 de septiembre de 2016

La poesía de frontera de Omar Pimienta

El pasado día 26 de agosto -viernes-, y de la mano de Ediciones Liliputienses, visitó Cáceres el autor mexicano Omar Pimienta para presentar su libro "El álbum de las rejas". Abrió el acto José María Cumbreño, alma de Liliputienses y editor del volumen, para dar paso al autor unos minutos después. Hubo mucho público asistente, para ser una calurosa tarde de finales de agosto. La gente tenía ganas, después del obligado parón veraniego, de escuchar poesía de calidad. Omar Pimienta, apoyado en la proyección de las fotografías que están incluidas en el libro, fue leyendo algunos de los poemas y envolviendo a los oyentes en sus versos. Al día siguiente, y con el eco aún de su voz clavado, me sumergí con gusto en la lectura del poemario.
     
 Omar Pimienta (fotografía de Jesús de la Montaña Cid).
      
Omar Pimienta nace en Tijuana en 1978 y su poesía, igual que la propia ciudad, se puede considerar de frontera. El libro está dividido en tres partes. En la primera de ellas, "La herrería de don Marcos", el autor hace un retrato preciso de la figura paterna, convirtiéndolo casi en un héroe de la lucha cotidiana. El taller de herrería aparece como un lugar de trabajo y de encuentros: "siempre es necesario tener luz suficiente / sombra suficiente", escribe el autor en el poema que va encabezado con el número 4. Es también esta parte un ejercicio de memoria, de recuerdo: "el tiempo se estira y se comprime en la memoria / de esa elasticidad depende este texto" (versos del poema número 6). Se suceden los cuadros familiares y las conversaciones: "Don Marcos ¿usted siempre usó gorra? / sí mijo / lo que casi nunca usé fue la cabeza". Son las historias del padre -y su vida- contadas a través de los versos del hijo.
 
Bajo el título "La invasión paulatina" se presenta la segunda parte del libro. El autor, partiendo de la Colonia Libertad, en Tijuana, lugar en el que creció, se agarra de nuevo a los recuerdos para contar la realidad de la vida en la frontera con los Estados Unidos de América, las múltiples dificultades y la fusión inevitable, y no siempre deseada, de ambas culturas: "la Libertad se encuentra justo al cruzar la frontera" (verso del poema número 4). Pero la vida en la frontera también es tragedia, de la que el autor es un testigo más: "gritó para que lo dejaran de golpear / lo golpeaban para que dejara de gritar" (versos del poema número 6). Omar Pimienta se mueve con acierto entre la ironía y la crítica, entre la denuncia y el recuerdo agridulce.
  
 Cubierta del libro de Omar Pimienta
    
La tercera parte del libro se titula "Me gusta dormir en casa de mis amigos". El autor desgrana en unos cuantos poemas retratos de amigos y familiares en una miscelánea de recuerdos y confesiones íntimas: "vida es tener ceniza en la memoria / no necesariamente buscar la muerte / pero simularla en caídas libres / de montañas rusas con los brazos arriba" (versos del poema número 3). "Nunca jugamos a ser dios / dios bajó a jugar con nosotros un rato" (versos del poema número 8). La última pieza de esta parte -y también del libro- comienza con un "Me voy me voy" a modo de despedida. La metáfora del circo es un delicioso y acertado cierre de todo el poemario.
 
Omar Pimienta transmite con maestría -y con la paciencia que dan cinco años en el desarrollo del libro- el ambiente de la frontera y sabe impregnar al lector incluso con lo intangible, aquello que se guarda en lo más profundo y que carece de nombre. "El álbum de la rejas" es, en definitiva, un regalo para todos los que amamos la poesía.

1 comentario: