miércoles, 29 de octubre de 2014

EDITAR EN MALOS TIEMPOS (5): "Cómo editar sin naufragar en el intento"

Llegados a la quinta entrega de esta serie, toca ahora contar nuestro “secreto”. No quiero decepcionar, pero la fórmula que seguimos no es mágica (ya nos gustaría sacar adelante un buen montón de títulos chascando los dedos). Nuestra receta se basa, sencillamente, en la aplicación del sentido común y se puede resumir en estos tres puntos fundamentales: 
 
1. Tener el espíritu del artista circense: si imagináis conmigo un pequeño circo familiar, veremos que el mismo que se sube al trapecio es el que nos ha cortado las entradas y el que además nos vende el refresco y las palomitas en el descanso de la función. Me explico: no hay otra forma de que sea viable un proyecto de este tipo que haciendo nosotros mismos todo. Y cuando digo “todo” me refiero a los estudios económicos, las lecturas de originales, las correcciones, maquetaciones, fotografía, diseños, gestiones administrativas, gestiones comerciales, distribución en librerías, negociaciones con imprentas, publicidad, gestión de redes sociales... En algún proyecto anterior apostamos por dar parte del trabajo a otros profesionales y es de justicia reconocer que el resultado fue estupendo, pero con los tiempos que corren, se hace insostenible trabajar de esta manera si queremos abaratar el precio venta al público final, que en definitiva es de lo que se trata: ofrecer literatura de alta calidad asequible para todos los bolsillos. De momento, parece que nos va bien en el papel de artista de pequeño circo y además, todo hay que decirlo, disfrutamos con ello. 
 
2. Bocaditos pequeños para digerir mejor: uno de los problemas con el que siempre se han enfrentado las editoriales, y más las microscópicas como la nuestra, es con la necesidad de hacer tiradas relativamente grandes para que los libros puedan ser rentables de cara al coste de imprenta. El perjuicio era que todo aquello que no se vendiera en los primeros meses, terminaba acumulándose en cajas de cartón que crecían con cada edición. Para no entrar en esta peligrosa dinámica, vamos apostar por microtiradas y por imprentas que nos facilita esta tarea. En el caso de la colección, de la que os he hablado en entregas anteriores, las tiradas son de unos 80 a 100 ejemplares por título, con lo que suponemos fácil el movimiento de los mismos. Más adelante, si tenemos algún “superventas”, podremos lanzar más ejemplares, pero siempre a bocaditos pequeños, para que no se nos atragante nada. 
 
3. Hacer que nos quieran: necesitamos lectores, un público al que le guste nuestros libros. Para garantizar el sostenimiento de la colección, tenemos un grupo de personas interesadas en lo que hacemos, que son nuestros queridos y apreciados suscriptores. Hemos conseguido un número suficiente para arrancar. No pretendemos conseguir trescientos suscritores, ni doscientos, ni siquiera cien. Pensar en esto es fracasar de antemano. Nuestra idea es lograr la viabilidad de la colección con unas cuantas personas a las que les guste lo que hacemos. De hecho, la intención que tenemos es limitar el número de suscriptores. Nuestro compromiso es ofrecer literatura de calidad, con un formato atractivo y al mejor precio. Los suscriptores tienen beneficios respecto al resto de compradores. El primero de ellos, y el más importante puesto que estamos hablando de microtiradas, es que le garantizamos que van a tener cada título de la colección. La segunda ventaja es el descuento que tienen, tanto en la colección como en otros productos de Letras Cascabeleras. Y la tercera, y también interesante, es que les entregaremos los libros en su casa. Nuestro deseo es que el suscriptor disfrute con lo que hacemos y que esté esperando cada título “como agua de mayo”. Para que os hagáis una idea, los primeros títulos están saliendo a solo 5,40 € y pretendemos que se mantenga esta tónica. 
  
Como se puede ver, aquí no hay ninguna fórmula maravillosa ni nada que no esté al alcance de cualquiera que se quiera lanzar al fascinante mundo de la edición. En la siguiente entrega os hablaré de la colección “Liquen”, otro sistema que hemos ideado para editar y que puede ser de vuestro interés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario